Remembrance Day

IMG_7853_Snapseed

Es complicado imaginar el dolor que una guerra a escala mundial conlleva para un país, una sociedad, un barrio, o tu círculo de amigos y conocidos.

Por eso, por mucho que simpaticemos con la gente que vive bajo el terror de las guerras existentes hoy en día, creo que nunca podremos imaginar lo que nuestros ancestros sufrieron allá por 1914, o el 39.

Impresiona y mucho, ver a veteranos ya con muchas arrugas encima y sus brillantes medallas visitar los lugares de culto que cada año les rinden tributo. Se trata de los días que rondan al Remembrance Day, o Poppie Day, que se celebra el domingo más cercano al 11 de Noviembre.

La ciudad recoge varios eventos y lugares para tal fin, y en concreto la Abadía de Westminster construye un “cementerio” improvisado con miles de cruces como las de la imagen anterior, donde algunos de esos veteranos (de la WWII y posteriores, se entiende) se deja pasear para recordar a más de un compañero de su generación anterior, o familiares de algunos de los homenajeados plantan una de esas cruces para poner un poco de “luz” a uno de los episodios más tristes y duros de nuestra historia.

IMG_3393_Snapseed

IMG_7858_Snapseed

IMG_7839_Snapseed

IMG_7841_Snapseed

100 años después del inicio de la primera guerra mundial, Londres rinde homenaje al “día del recuerdo” de forma un poco más especial a lo habitual. Los alrededores de la Torre de Londres se tiñen de rojo mediante un mar de amapolas de cerámica, creación de Paul Cummins, tal y como describe el poema en que se inspiró.

Quizás lo más destacable es ver el profundo respeto, muy británico, que la gente muestra hacia un pasado que no quieren olvidar pero que tampoco lloran. Es una especie de “celebración” ante algo que, de alguna manera, nos hace estar donde estamos hoy en día.

No dejéis de ver las fotos de este artículo en la BBC.

IMG_2523_Snapseed

IMG_3424_Snapseed

Blood Swept Lands and Seas of Red

The blood swept lands and seas of red,
Where angels dare to tread.
As God cried a tear of pain as the angels fell,
Again and again.
As the tears of mine fell to the ground
To sleep with the flowers of red
As any be dead
My children see and work through fields of my
Own with corn and wheat,
Blessed by love so far from pain of my resting
Fields so far from my love.
It be time to put my hand up and end this pain
Of living hell. to see the people around me
Fall someone angel as the mist falls around
And the rain so thick with black thunder I hear
Over the clouds, to sleep forever and kiss
The flower of my people gone before time
To sleep and cry no more
I put my hand up and see the land of red,
This is my time to go over,
I may not come back
So sleep, kiss the boys for me

Prudential Ride London

Aunque este borrador ya tiene algo más de un mes, me apetecía no perderlo para poder seguir predicando las grandezas de la bicicleta.😉

IMG_2273_Snapseed

Salir el pasado sábado de compras con la bici y encontrarte con Tower Bridge cortada al tráfico ya parecía algo raro, “alguna carrera”, pensé. Pero al llegar al extremo norte, me doy cuenta de que es el Prudential Ride London y tiene uno de los giros del circuito justo en ese punto.

Literalmente cientos de ciclistas de todas edades y pintas abarrotaban esa entrada, ¡menuda locura!

Para nada una carrera ni similar, sino un “paseo” por medio de Londres con las calles cortadas al tráfico, y con un tiempo realmente estupendo. La idea detrás de todo esto, hacer llegar la cultura de la bici a más y más gente, y poder además extender un poco las ideas generales de cómo circular por ciudad. Vamos, perderle el miedo, que no el respeto, a dar pedales por el medio de nuestro Londres.

El “FreeCycle route” recorría las calles más centrales a la vera Norte del Támesis hasta llevarnos a lo que sería la meta del día siguiente en la clásica de Surrey-London, el grandioso Mall, que también fue inmejorable final de etapa en el Tour de Francia este mismo año. El horrible túnel de Upper Thames Street a la altura de White Lion Hill (Blackfriars), tenía una pinta muy diferente a lo que me tiene acostumbrado cualquier otro día, aunque es una ruta que prefiero evitar (y evito, a día de hoy)

Por el camino, un poco de todo para amenizar el viaje, como bandas callejeras que sonaban pero que muy bien

, o algunos que llevaban el equipo de música incorporado

IMG_2291_Snapseed

En algunos puntos del recorrido, había demás una especie de “feria de la bicicleta”, donde negocios “locales” se daban a conocer (increíbles algunas de las bicis “custom-made” que vi por allí), o algunos otros montaban talleres móviles para poner a punto piñones, cadenas y ruedas de quien lo necesitase. No sin dejar de lado algunas rarezas como gente haciendo cosas increíbles con monociclos, u otros personajes montados en arcaicos modelos de muchos años atrás.

Además, existe el evento un poco más dedicado al deporte en sí, el RideLondon-Surrey 100, 100 millas con salida en el parque olímpico y llegada en el Mall, prueba que habrá que poner en el punto de mira para el próximos año.

En total unos 60.000 inscritos al paseo (ahí es nada), más otros muchos como yo que nos metimos al lío sin tag ni leches, no hacen más que demostrar que, al menos aquí, la gente cada día usa más la bici, no sólo como forma de hacer deporte o de puro disfrute, sino como medio de transporte. En mi caso, por ejemplo, desde casa al trabajo puedo bien decir que me lleva menos tiempo usar la bicicleta que el metro. Si sumamos tiempos:

– Trayecto de casa a la estación de metro más próxima

– En horas punta, puedes estar un tiempo indefinido esperando un hueco en uno de los trenes

– Con suerte, no tener que hacer cambio de línea alguno, porque de otra manera tendremos que volver a esperar por el hueco anterior

– Llegamos al destino, salir del metro y acercarnos al lugar deseado.

, el transporte público empieza a sonar a un verdadero calvario. Y cuando llevas más de 2 meses haciendo lo mismo día tras día, lo acaba siendo sin lugar a dudas.

Así que… ¿y si probamos a usar la bici?

Anuncios de Asturias en Londres

IMG_2316(foto del grupo de Facebook Asturianos en Londres)

Desde hace ya un buen par de meses, se puede ver por la ciudad publicidad turística asturiana. Algo que aún continua haciendo recorrer un “algo” por el cuerpo, que estremece y llena nuestras bocas con un “¿habéis visto? ¡de ahí soy yo!”, mezcla de orgullo y añoranza. Se trata de una campaña de “I Need Spain”, y en concreto la web es www.asturiastourism.co.uk. Buena iniciativa aunque la página sea un tanto caótica. Bonita, eso sí. Algunas fotos son increíbles.

Creo que no podría contar las veces que me han preguntado “¿de dónde eres?”, y la respuesta siempre termina convirtiéndose en una apología a lo increíble de nuestra región.

IMG_2121 (taxi en stratford)

Recién llegado, al menos al principio, parece que Londres y Asturias son dos universos paralelos que uno no puede tener al alcance en un mismo momento. Por mucho que parezca que los que estamos fuera “tenemos mucha suerte”, siempre habrá una sensación de no poder estar “un poco más cerca”, que se hace complicada sino se sabe apaciguar.

Con el tiempo, algunos retornan porque esa sensación crece y las “maravillas” que allá donde se esté ofrece, parecen desvanecerse hasta convertirse en una losa a nuestras espaldas.

Y algunos otros, asimilamos el balance entre ambos “mundos”, hasta llegar a un punto donde, Londres en mi caso, acaba siendo tu casa y no sólo una ciudad de paso. Simplemente ocurre, no es una elección o un ejercicio de autocontrol que sólo algunos hemos tenido la suerte de hacer. Quedarse no es formar parte de un grupo de élite ni privilegiado. Irse no significa haber jugado una mala partida con el destino. No hay vencedores ni vencidos, porque realmente creo que, no es la persona la que se adapta a un nuevo lugar, sino que es ese nuevo sitio el que te amarra con fuerza o te escupe de sus entrañas.

IMG_1633 (metro en Picadilly)

Por eso, estas fotos, reúnen los elementos de los dos sitios más increíbles donde he vivido hasta el momento, Asturias y Londres. Mis dos “casas”…

The Winery Dogs

The Winery Dogs es una de esas bandas que parecen hechas por uno o dos motivos, o bien son productos del ocio de sus componentes o bien es una forma más de hacer algo más de dinero. O tal vez realmente necesiten explorar “otros terrenos musicales”.

Sea como fuere, uno no se podía perder a tres monstruos del “classic rock” y el progresivo, por hacer un nexo de unión que justifique el estilo que este supergrupo practica.

Mike Portnoy, al que hay que seguir presentando como ex-batería de los Dream Theater, Billy Sheehan, un “dinosaurio” (en el buen sentido) del bajo que con los años aun sigue sorprendiéndome, y Richie Kotzen, un gran guitarrista que ha pasado por bandas como Poison (ja!) a principios de los 90s, o los propios Mr.Big de Sheehan tras la salida de Paul Gilbert por aquel entonces.

IMG_2016

La cita nos acercaba hace unas semanas al Underworld de Camden, local que pisaba por primera vez, y que resultó ser una sala con un buen puñado de conciertos a sus espaldas, todos muy centrados en el rock más clásico, sin dejar de lado a sonidos mas metaleros. Macarrismo, vaya. Lo mejor de estas salas de tamaño “reducido”, es que los músicos (y sus amplis) están todo lo cerca que se puede estar del público, y a veces, y ésta era una de ellas, eso se agradece mucho.

Abrían el concierto los ingleses Voodoo Six, que dejaban un sonido muy contundente, con algunos detalles y líneas de corte muy 70s que me encantaron, si bien algunos devaneos más metaleros ya se alejaban de mis gustos más personales. De cualquier modo, grandes músicos, gran cantante y sonido empastado y demoledor. Gran banda.

Tras ellos, los roadies destapan lo que tenía justo delante de mí, el rack de bajo con los Hartke bien ensamblados. Se presentaba una noche de esas en que sabes que te vas a ir con los oídos zumbando, al más puro estilo de los ensayos de Lalabelly.

IMG_2025_Snapseed

Y arrancan con “Elevate”, el corte que más me gusta del disco, que suena realmente bien y ya presenta los malabarismos de unos y otros sobre cuerdas y batería. Imposible no quedarse atónito con la forma de tocar de Sheehan, que aunque muchos tachan de una falta de “alma”, cuando el hombre se dispone a machacar líneas rock-funky, no hay muchos que cuadren mejor en esta tarea.

IMG_2040_Snapseed

Mención especial a la destreza de Kotzen a la guitarra y su peculiar modo de tocar, con un sonido que podría tumbar los pilares de aquella sala. Telecasters saturadas y solos a lo guitar-hero, pero sin pecar demasiado de serlo. No se queda sólo en esa faceta, sino que canta a las mil maravillas. Se marca un “solo” de acústica-voz que haría sacar los mecheros a la antigua, y aunque tenga un punto que me llega a gustar, es quizás un poco “cheesy” y demasiado americano para mi gusto.

IMG_2034_Snapseed

Y por supuesto Mike, el eterno batería de los 1001 proyectos, que sigue siendo de lo más mediático y cómplice con la audiencia. Set ajustadito si lo comparamos con los monstruos de la era Dream Theater, mucho más en la línea que parece seguir últimamente con los proyectos tipo Flying Colors, Transatlantic, o Neal Morse.

IMG_2048_Snapseed

Una gran noche de rock de estilo clásico y muy americano, no excesivamente de mi gusto, pero es cierto que cuando tienes delante de ti a tres extraordinarios músicos (y habiendo sido Portnoy & Sheehan de esos “héroes” de mi época de teenager), todo parece escucharse de otra manera. Solo por detalles como este juego de esas dos bestias, la noche se hizo, una vez más, mágica.

El Tour de France en Londres!

tfl-tourdefrance-1400x512

En medio de la locura del mundial de fútbol, arranca la prueba reina del deporte que muchos amamos y practicamos, el mitiquísimo Tour de France. Y así como hiciera su hermano pequeño (¡relativamente!) el Giro de Italia, presentándose en tierras irlandesas, el Tour no quiere ser menos y se planta de nuevo (2007) en nuestra querida isla por ¡tres etapas!.

Así, el próximo 7 the Julio, y arrancando desde Cambridge, llegarán a eso de la media tarde a Londres. El recorrido se puede ver en la propia página del tour, y más detalladamente en el pdf de la ruta.

Y es que ahora que el ciclismo británico esta en una forma excelente, la ciudad parece volcada en recibir a la serpiente multicolor como bien se merece. La llegada que se prepara en The Mall será digna de ver, si es que podemos acercarnos, a sabiendas que las calles estarán plagadas de fans, curiosos y turistas.

Incluso han creado una edición especial de las míticas bicis de alquiler con un destacado color amarillo-maillot-líder y su logotipo. Curiosamente, hay tan sólo 101 bicicletas de este tipo, para conmemorar la 101 edición de la ronda gala, y serán retiradas después del día 7. Ésta estaba hoy en los alrededores de Victoria…

IMG_1731_Snapseed

Los carteles de “advertencia” son especialmente chulos también…

tourcarteles

 

Así que si nada lo impide (como el trabajo y esas cosas… :P), allí estaremos cámara en mano…

La coña de los nombres

Para entrar en casi cualquier oficina-edificio con seguridad, se hace obligatoria la identificación de uno mismo. Llevo varias visitas ya en lo que va de “temporada 3.0” a uno de éstos, y, entre otras cosas, la pregunta de todas las mañanas es la misma… “¿Me dice su nombre y apellido por favor?”

Es un sitio considerablemente grande, con lo cual el personal de recepción es bastante numeroso, y rota, con lo cual no es sencillo topar dos veces con la misma persona a lo largo de una semana. Y además las nacionalidades son de lo más variopinto.

Esto hace que mi nombre, Félix Alonso, termine siendo una carcajada alguna de las mañanas…

IMG_1343_

IMG_1626_

IMG_1627_

IMG_1632_

IMG_1488_

 

Anathema publica “Distant Satellites”


photo_Snapseed

Hoy, 9 de Junio Anathema publica su décimo (ahí es nada) disco de estudio.

Tan “simple” hecho merecería un post por sí solo, pero no acaba ahí su mérito con respecto a mi persona, ya que es una banda que llevo muy muy dentro. Si remontamos dos discos atrás, “We’re here because we’re here” apareció, o mejor dicho, me atravesó de lleno en mi segunda escapada a Londres, allá por el 2010. Cierto es que era fácilmente influenciable en aquel momento, pero el tiempo les ha dado la razón a ellos. No se necesita estar bajo un estado de ánimo predefinido para que puedan, como un día leí en hipersónica, hacerte llorar.

“Distant Satellites” continúa llegando a lo más personal de cada uno de los que adoramos las atmósferas que crean, y tiene mucho mérito que, tras prácticamente 4 años en esta línea, sigan haciéndolo como el primer día. Nuevamente, se convierten en mi banda sonora personal que acompaña los comienzos de esta nueva etapa, haciendo incluso de los paseos más monótonos por esta ciudad (véase de camino al metro a las 7 de la mañana), un verdadero estado de nirvana.

IMG_1587_Snapseed

Hace tan sólo dos semanas estuvieron en el Islington Assembly Hall en formato acústico, dentro del festival Progresivo Celebr8.3, donde además de los clásicos que ya pudimos escuchar en su día en Union Chapel, nos regalaron dos temas incluidos en este nuevo disco, abriendo con The Lost Song Pt.3 y poniendo punto y final a la noche con Distant Satellites. Aunque el sitio no era tan bonito como nuestra querida iglesia de Compton Avenue, consiguieron hacer su magia y dejarnos boquiabiertos, y es que sólo las armonías de Vincent y Lee son una combinación perfecta para olvidar donde estamos e interiorizar su música.

Hoy, en otro de esos momentos que se quedarán bien grabados en mi memoria, tuve la inmensa suerte de poder acercarme a Sister Ray Records y charlar por unos momentos con ellos, con la consiguiente firma de disco y foto de fan plasta.

Si no sabéis de que van estos tipos, escuchad, escuchad…

IMG_1680_Snapseed

Screen Shot 2014-06-09 at 22.19.51_Snapseed

 

 

Katatonia en Union Chapel, un lugar mágico

Recuerdo un post a medias de acabar sobre Union Chapel que nunca llegó a buen puerto. A eso de finales del 2011, fecha en la que mi portátil (y todo el contenido) “desapareció” en un pub de Angel…

Pero ayer, tras una visita más a sus adentros, me prometí que le rendiría pequeño y humilde homenaje de una vez por todas.

IMG_1494_Snapseed

La ocasión la rubricó una banda inmensa, Katatonia, que como otros tantos, han terminado experimentando en sonidos más atmosféricos y acústicos que en sus inicios guturales. (Lo cual, como siempre, genera comentarios de todo tipo)

Dueños de la melancolía en estado puro, nos regalaron una noche increíble, parte de su gira “Unplugged & Reworked”, tras lo que fue su último disco “Dethroned and Uncrowned“, que a su vez era una vuelta de tuerca del anterior “Dead End Kings“, es decir, el mismo set de temas pero “deconstruidos” hacia un sonido mas experimental. Decir que contaban además con la ayuda a las guitarras (para suplir la baja de Per Eriksson, afincado en Barcelona hoy en día) de ni más ni menos que Bruce Soord de The Pineapple Thief, con quién el líder de la banda que hoy nos ocupa comparte proyecto paralelo en Wisdom of Crowds.

IMG_1506_Snapseed

El lugar se adaptó como un guante a los devaneos de los Suecos, y sobre todo a la enigmática y oscura presencia de Jonas Renkse. Quizás sería más justo decir que los músicos se hicieron a la iglesia de Compton Terrace, porque he visto de todo en ese mágico lugar, Fink, Anathema, The Pineapple Thief, NoSound … y siempre me parece el escenario idóneo para tan variopinta selección musical. (Y, aunque parezca mentira, hasta Pimpinela pasó por allí en el 2010…)

Unas 3 horas de concierto, incluyendo una interesante banda, Messenger, que no se cortaban ni un pelo al mezclar pop-rock-ambient y mellotrones. Quizás un tanto alejados del plato fuerte de la noche, mucho mas empecinados en hacer lo que mejor saben hacer, el oscuro y dulce decadente ambiente que, por momentos, hacen a uno cerrar los ojos y sentirse inmerso en lugares que cada uno representa a su manera.

IMG_1511_Snapseed

Un buen documental  de la BBC (para variar) del 2009 habla sobre la restauración de la iglesia, que ofrece imágenes realmente representativas de este mágico lugar. Es justo decir que la capacidad que tiene esta gente para convertir un sitio así en algo tan flexible, es como poco curiosa y, en mi opinión, admirable. Y es que Union Chapel es único, no hay más que entrar por sus puertas para que te cale en lo huesos y abandones el ajetreado Londres de fuera. Sea cual sea la programación que os toque si estáis cerca, no dejéis de asistir, merece la pena.

Os dejo la versión más eléctrica de Lethean, de Katatonia

Obsequium : La Abadía del Crimen

Que el segundo post de ésta mi nueva etapa en Londres, sea un claro off-topic, no viene más que a reivindicar mi pasión por lo que voy a contar, y la notoria escasez de tiempo que se posee cuando acostumbras al cuerpo de nuevo al ritmo de vida de esta ciudad.

obsequium

Uno siempre encuentra similitudes del presente con hechos del pasado, y, aunque sea en un plano demasiado subjetivo, La Abadía del Crimen encaja perfectamente con lo que Londres representa para mí. Quizás sea una comparación fácil y “efectista” para otros, pero sin duda ese tesoro de sensaciones que tenemos guardadas en algún lugar de nuestra cabeza es lo que, en el fondo, nos hace sentir especiales. Sumemos a eso que Avilés, donde tuve la fortuna de aparecer en este mundo, es también la ciudad natal del creador del juego, además de la ciudad con más magia de toda Asturias.

Cuando La Abadía apareció en nuestras casas, andábamos por el año 87, aunque probablemente no fue hasta el 88 cuando terminó en nuestras manos. Y digo nuestras porque llenó las tardes de muchos, pero que muchos fines de semana a nivel colectivo en Pola de Laviana. David Liñares a los mandos de su CPC, y los demás actuando cual ingenieros de obra, “Sigue al abad!”, “Pilla el pergamino!”… La opción de no jugarlo y ser un espectador con cierto control sobre las acciones, era incluso mas interesante.

La fascinación con la que mirábamos aquel monitor a color era tremenda. Andábamos por los 10-12 años y puedo decir que no éramos tipos fácilmente impresionables. Para mí, la clave que el tándem Paco Menéndez – Juan Delcán consiguió recrear era la de hacernos creer en el espacio abierto que era la Abadía, cuyos rincones contenían más secretos de los que nos podíamos imaginar.

Es, por lo tanto, un trabajo magistral, ya no por el esfuerzo técnico y la magia de sus creadores, sino porque realmente lograba hacer desaparecer la barrera de juego de ordenador y mundo real. Aquello ya no era plano, los enemigos no eran simples arañas a las que matar con un insecticida, y, en definitiva, aún habiendo terminado el juego, volvías a empezar para ver “que ocurre si voy a esta otra sala de la Abadía…”.

Supongo que Londres, en cierta manera, hace que actúe la química de mi cuerpo tal y como lo hacía en el año 88 con mis amigos. Fascinación por el entorno, por las gentes que lo llenan, y ese “he ido mil veces ahí, pero estoy seguro que hay algo más por descubrir…”.

Es ahora cuando José Manuel Braña, gran instigador de que la memoria de Paco siga viva, me envía esta maravilla de documento, Obsequium, coordinado por Jaume Esteve. Si tenéis alguno de esos recuerdos en vuestros tesoros personales, no dejéis de haceros con el libro, seguro que os consigue arrancar más de una sensación ahí dentro. Y de eso se trata, ¿no?

109932

 

 

Juegalo en : http://www.abadiadelcrimen.com/guillian/java/

Resuelto en youtube : https://www.youtube.com/watch?v=uDBDAVxwIxo

Currently playing in iTunes: Por La Noche by Havalina

Queen Elizabeth olympic park

#alttext#

Siempre he vivido en la zona norte de Londres, en los alrededores de Holloway, pero en esta ocasión las circunstancias han hecho que ahora lo haga en Stratford.

Lo que ha ocurrido con la gran parte del suelo de esta zona (lo denominado ahora Stratford City, y no el Stratford original), es que previamente a las olimpiadas del 2012 (y supongo que mucho antes incluso), no había una estructura como la actual, sino que abundaban las zonas abandonadas, edificios a medio caer (aún podemos ver varios o un inmenso council house de 20 plantas que esta deshabitado), … probablemente por la lejanía del centro y el escaso interés por hacer de esta una zona residencial.

Ahora es todo lo contrario, o al menos en ese camino están. Edificios modernos de muchas (demasiadas) plantas, un centro comercial brutal (en el sentido estricto de la palabra, es lo que estos sitios me parecen a mí), y un reclamo para generaciones en vías de “desarrollo”. Y en medio de todo ello, esta el parque olímpico, agente catalizador.

Es “relativamente” pequeño (aunque sólo recuerdo el de Barcelona hace muchos muchos años), pero con un espíritu deportivo aún muy vivo a día de hoy. Revitalizado quizás por el uso público de algunas instalaciones, y las zonas verdes del parque que hacen las delicias de muchas personas.

Nada más entrar por su zona “Sur”, nos saluda el monolítico “The Orbit”, engendrado por ArcelorMittal, que desde el pasado 5 de abril está abierto al público, y promete unas vistas más que interesantes, en parte al skyline de Canary Wharf y del propio estadio olímpico.

IMG_1168_Snapseed

A su lado, tenemos las instalaciones del Aquatic Center, donde tuvieron lugar las pruebas de natación. Una verdadera “nave espacial” que no deja de ser igual de impactante en su interior. Actualmente está abierta al público, con lo que si nos da el punto podemos tirarnos al agua o asistir a algunas de las clases existentes.

IMG_1206_Snapseed

IMG_1210_Snapseed

No muy lejos de allí, encontramos el CopperBox Arena, donde se disputaron los partidos de balonmano y algunas otras pruebas en los Paralímpicos. Actualmente se usa para muchas otras cosas, desde conciertos a combates de boxeo, pasando por baloncesto, gimnasia rítmica, y muchas cosas mas. Se puede asistir a clases de yoga, pilates, es la cancha “oficial” del equipo de baloncesto de los London Lions, gimnasio, …

IMG_1202_Snapseed

Aunque, como fanático del ciclismo, lo que más me apasionó (y probaré!) es el velódromo. De aspecto espacial como el Aquatic, actúa como reclamo para tipos como yo. La sensación en el interior es tremenda. He estado en velódromos anteriormente (como el de Herne Hill o el de Anoeta), pero para nada algo tan nuevo y moderno como éste.

Con unas instalaciones impresionantes, lo primero que apetece nada más entrar es saltar a la pista y pedalear a lo loco. Lee Valley Velopark, que así lo llaman, ofrece no solo poder rodar en el interior del recinto, sino que en los exteriores están las pistas de BMX y un circuito de carretera (que, por el momento, está cerrado según parece). Existe además una tienda de Cyclesurgery en la parte inferior, por si se diese el caso de tener que poner la bici a punto o comprar material antes de ir a rodar.

IMG_1185_Snapseed

IMG_1190_Snapseed

Y, finalmente, el estadio olímpico, al cual es imposible acercarse por el momento por las reformas que está sufriendo. Y es que será el nuevo estadio del West Ham, además de albergar el año que viene (o al menos eso rezan algunos de los carteles del parque) el torneo 6 naciones de Rugby.

IMG_1174_Snapseed

En definitiva, un proyecto a corto/medio plazo que está ocurriendo ya, y que puede que convierta ésta en una de las zonas deportivas y de recreo más importantes en unos años. Con buen día merece la pena acercarse. Para más información se puede consultar el mapa del parque, y la web oficial.

 

IMG_1178_Snapseed

Currently playing in iTunes: <i>Colorblind</i> by Chroma Key